Cumplir sueños no te sirve de nada...


Seguramente seas una persona con algún que otro sueño y más metas que menos. Idealizas esa vida que tendrías si consiguieras tus sueños, y para ello, te remangas y te pones manos a la obra, porque sabes que te vas a tener que dejar hasta las pestañas en ello y que tienes que trabajar, perseverar y no rendirte aunque tu vida vaya en ello.

Consigues tu primera meta. Tick. Ahora a seguir que todavía te quedan unas cuantas...

Sigues planificando, diseñando, ejecutando y aprendiendo a base de prueba y error. Te
pegas las correspondientes tortas de cualquier persona que apenas le teme al fracaso y que se levanta cuantas veces haga falta.

Consigues tu segunda meta. Tick. Lo celebras, pero no mucho, porque tienes que seguir mirando al frente y no distraerte del "gran sueño", ese gran objetivo último que te traerá la felicidad suprema.

Y así suma y sigue.

Y en medio del camino te paras un día y dices...¿voy por el buen camino?. Pero agitas la cabeza y te autoregañas porque no tienes tiempo para pensar, tienes que seguir planificando, diseñando, ejecutando y aprendiendo

Consigues muuuuchas cosas. Tu lista de metas va haciéndose cada vez más pequeña, y eso que por el camino has ido añadiendo alguna que ha aparecido sobre la marcha.

Pero tu cabeza está más centrada en lo que te falta que en lo que has recorrido ya. ¿Te suena?.

Es lógico, quieres llegar a la meta final. Quieres el orgasmo, pero te estás perdiendo el placer de los preludios.

¿Qué sentido tiene llegar a algún sitio por el mero hecho de llegar? ¿Qué sentido tiene subir una montaña muy alta para llegar a la cima, tocarla y bajar sin haberte dado cuenta de lo que ha ocurrido en el trayecto?.

Muchas veces así vivimos. Corriendo para tocar base.

Y en mi humilde opinión no tiene ningún sentido el dejarte el pellejo por conseguir algo pensando que al final vas a encontrar una poción mágica de felicidad que te bebes y te trae todo eso que te falta.

Sin embargo sí que creo en que el esfuerzo trae recompensa, que los éxitos hay que celebrarlos, que hay que darse crédito por cada pequeño paso que das, que en efecto, los errores traen consigo aprendizajes y que está fenomenal tener sueños y perseguirlos, pero solamente tiene sentido si tienes la capacidad de disfrutar el proceso.

Y aunque parezca obvio dicho en palabras, seguro que alguna vez te ha pasado lo contrario.
  • Te tiras 5 años estudiando una carrera y cuando tienes el título en tus manos, ni te acuerdas de la mitad de lo que has "aprendido" y todo lo que te preocupa es conseguir un "buen trabajo" (¿y eso qué es para ti?, inciso).
  • Te propones aprender inglés pero sientes constantemente que no sabes lo suficiente. 
  • Montas un negocio y cuando consigues 5 quieres 10, cuando consigues 10 quieres 20 y piensas que la felicidad vendrá realmente cuando tengas 100. Llegas a 100 pero sorpresa, no sucede.

Cumplir un sueño no garantiza el éxito o la felicidad. Eso va a depender de cómo tú te sientas respecto a lo que vayas consiguiendo. 

Por eso hay multimillonarios que son unos infelices crónicos.
Por eso hay gente que con muy poco disfruta mucho.

También ocurre al revés, no me malinterpretes, no pretendo meter a la gente en cajitas rígidas.

Lo que quiero que reflexiones es que no importa tanto el cuánto o hasta dónde si no el cómo. Y yo personalmente creo que es algo proporcional. Cuanto mejor estés tú, cuanto más disfrutes del camino, más fácil será avanzar sin que todo sea sangre, sudor y lágrimas.

Así que lo dicho, cumplir sueños no te sirve de nada...si no eres capaz de disfrutarlos. Disfruta entonces de cada paso que des, cada pequeño logro, cada cosa que te hayas propuesto y hayas conseguido. Así tendrá mucho más sentido. :)

¡Hasta la próxima entrega exploradora!



Suscríbete y recibe GRATIS los artículos en tu bandeja de entrada :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario