Acepta a los demás, pero lejos, usando tu "medidor de distancia".

aceptar-a-los-demas


¿Te has planteado alguna vez cómo va tu medidor de distancia y si funciona correctamente?. 

Si te estás preguntando qué es eso y para qué sirve te lo explico con mucho gusto. Es una herramienta mental que sirve para evaluar la distancia que debes poner entre una persona que te molesta reiteradamente (hasta el extremo de que a veces sientas mucho enfado) y tú. En realidad me lo acabo de inventar, pero te voy a explicar lo importante que es. 


¿Cuántas veces has aguantado a gente hasta el punto de decir no puedo más?. ¿Cuántos problemas ajenos te has comido sin quererlo?. Ojo, un inciso. Una cosa es estar ahí cuando alguien a quien quieres te necesita y tú estás ahí de muy buena gana y otra, que es a la que me refiero, es estar ahí para gente con la que lo único que te queda en común es el espacio que estáis obligados a compartir, un apellido que os une o un parentesco que te toca un pie. Espero que se aprecie la diferencia. Aclarado esto me refiero a los primeros. A los que no tienes que aguantar si no quieres pero no sabes cómo hacerlo para que su comportamiento no te irrite de la forma que lo hace. ¿Cuántas veces has mirado para otro lado por no afrontar el problema porque no has sabido cómo?

Aquí es donde el medidor de distancia entra en juego. ¿Cómo de lejos te gustaría que estuviera esa persona? ¿Cuándo es el momento de poner esa distancia? ¿Qué puedes hacer tú para apartarte un poco?. Son preguntas cuyas respuestas te van a dar la pista que necesitas. No es lo mismo querer poner distancia puntual porque necesitas que se te pase un enfado concreto, que darte cuenta de que a esa persona ya no la quieres cerca, o no de la misma forma. 

No tiene que ser una distancia física ya que en muchos casos se tratará de familiares tuyos, de tu pareja, expareja, compañeros de trabajo, amigos de toda la vida o gente que que por un motivo u otro, tengas que ver. Pero sí es una distancia mental, emocional, donde no conviertes sus problemas en los tuyos, su enfado en el tuyo o su forma de ver la vida en la tuya y tú puedas seguir libremente con tus historias. Ahora entiendo el verdadero significado de que la distancia hace el olvido. 

Cuando te hierva la sangre ante un comentario que te hacen, un mensaje que te mandan o algo que no has elegido escuchar, acepta, pero aléjate mentalmente de ello (y si puedes fisicamente, también). No les des el poder de jorobarte el día, la semana, el mes o el año. 

Cada uno somos de nuestro padre y de nuestra madre y a saber qué motivos hay detrás de cada cosa que escuchas o cada cosa que ves. Por eso sí, está bien aceptar al otro como es, pero también está bien decidir qué lugar quieres que ocupe en tu vida.Vive poniendo tus límites y decidiendo qué quieres hacer en cada momento.

Para ello sigue una regla muy sencilla:


Si te aporta, cerca.

Si no te aporta, lejos.


Y para saber si te aporta o no, consulta a tu intuición. Si eres una persona que normalmente piensa más en los demás que en ella misma, es momento de que empieces a hacerte tú esta pregunta cada vez que alguien te saque de quicio. Como todo, necesitas practicar para conseguir resultados. A la larga puede significar que gente que ha estado alrededor muchísimos años, desaparezca, o que gente que acaba de llegar, de repente conectas muy bien y se queda ahí cerquita y sin molestar. Tú actúa por ti y deja que el tiempo haga el resto

Al final te darás cuenta (si es que no lo has hecho ya) de que merece la pena de rodearse y acercarse a personas que te aporten, que nadie es perfecto pero que no se trata de serlo, si no de conectar, de disfrutar, de arroparte de los que compartan, o al menos respeten, tu forma de ver la vida y dejar que el resto encuentre su camino sea cual sea. 

Es un tema espinoso y complicado porque tú evolucionas, el resto evoluciona, y por lo tanto este medidor de distancia va a estar en funcionamiento constante. Pero úsalo, escúchalo, aplícalo. Cuando te diga "lejos", piensa en la mejor forma para ti de poner esa distancia que tu cabeza tanto necesita. 

Ante todo recuerda que es tu vida, tú decides.




Suscríbete y recibe GRATIS los artículos en tu bandeja de entrada :)

4 comentarios:

  1. Nos regalas un consejo mayúsculo tras una reflexión profunda y clara. Corroboro totalmente tus palabras. Gracias por estar ahí y recibirte. Un beso.
    Marta VG

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Marta. Nos olvidamos con facilidad que nuestro lugar en el mundo lo elegimos nosotros. Es normal que nos olvidemos con tanta presión impuesta y lazos calientes!. Pero gracias a Dios tenemos la maravillosa ventaja de poder elegir esa distancia. Se puede estar cerca pero lejos, y lejos pero cerca, ¿verdad?. :) Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. Gracias una vez más. No se como lo haces pero me llega dentro, meditaré en ello y trataré de ponerlo en práctica. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hago disparando desde el corazón. :) Espero que te sirva y te ayude. Te garantizo que si lo pones en práctica te sentirás mucho mejor, tardes más, o menos. Y gracias a ti!

      Eliminar