¿Qué mensaje mandas?




Psss, atenta a estas conversaciones...

María: hola guapa, te llamaba para ver si te apuntas a la comida del sábado.
: me encantaría, pero es que este sábado vienen mis suegros a comer. 
María: ohh, qué lástima. ¿Te quieres apuntar a las copas después? vamos a estar hasta tarde y tus suegros siempre se van pronto.
: bueno, ya te aviso...

Hasta aquí todo bien, si no fuera porque en realidad tus suegros no van a comer, te lo has inventado porque no te apetecía nada ir

O esta otra:

María: hola guapa. Vamos a ir todas a una exposición de escarabajos peloteros. ¿te apuntas, no?.
: me encantaría, pero es que no tengo coche.
María: no te preocupes, te recojo yo. 
: ah vale, pues dime a qué hora y estoy lista. 

Hasta aquí todo bien, si no fuera porque el problema no era que no tuvieras coche, si no que, de nuevo, no te apetecía ir y acabas haciéndolo porque no te has atrevido a decirlo

Posiblemente después de cada conversación te sientas irritada con María, ¡qué pesada es! pero si le estoy diciendo que no, ¿por qué insiste?. Y acabas yendo enfurruñada a esa maravillosa exposición de escarabajos peloteros que te toca un pie. 

Pues ella seguramente insiste porque te está intentando solucionar el problema.

Sí, seguramente te irrites porque te gustaría que con tu perfecta excusa inventada te hubiera dejado en paz, pero en realidad María posiblemente ha intentado poner una solución a un problema que le estabas planteando como motivo de no asistir a esas citas. Por mucho que te duela, en este caso, el problema no es de María, tú no has sido clara. 

Es nuestra naturaleza. Nos plantean un problema e intentamos buscarle solución. Aunque no nos lo hayan pedido. 

Ahora veamos otro escenario:


María: hola guapa. Vamos a ir todas a una exposición de escarabajos peloteros. ¿te apuntas, no?.
: uy pues los escarabajos peloteros no me llaman nada la atención. Muchas gracias pero prefiero quedarme en casa. 
María: joer no seas rancia. Vamos a ir todas, seguro que pasamos un buen rato y los escarabajos son lo de menos.   
: no, de verdad que no me apetece, gracias.  
María: desde luego cómo eres...luego dirás que no te avisamos cuando hacemos planes. 

Claro, sabiendo cómo es María prefieres inventarte algo para que te deje en paz, pero ¿es esa la solución?. Si María no entiende que no te apetezca hacer algo, el asunto ya se traslada a ella, no a ti...

Y por fin, el escenario "perfecto":

María: hola guapa. Vamos a ir todas a una exposición de escarabajos peloteros. ¿te apuntas, no?.
: uy pues los escarabajos peloteros no me llaman nada la atención. Muchas gracias pero prefiero quedarme en casa y veros otro día.  
María: jajaja, con lo bonicos que son...vale, estupendo, ya hablamos para el finde.  
: genial, pasadlo bien.  

Y os quedais las dos tan contentas, María con sus escarabajos y tú en casa con los pies en alto. 

¿Qué te quiero decir con esto? 


Que tú seas fiel a ti misma, a lo que quieres, que no te tienes por qué ir inventando excusas. 

Es algo que cuesta mucho de aprender y mucho más de practicar, pero es otro de esos granitos de arena que forman el castillo de tu bienestar. 

Que quien "bien te quiera" te entenderá. Podrá parecerle mejor o peor, pero la sangre no llegará al río y no teneis por qué acabar las dos enfadadas, una porque le has rechazado la oferta y tú porque te has sentido presionada. 

Puedes tener un día malo y no comprender al otro. Le puede pasar lo mismo al otro contigo. Pero si la tónica general es que te tienes que justificar por todo y la tónica general es que la respuesta es un juicio que te duele, es ahí donde residen las pistas que resuelven el misterio. 

Pero insisto, engañar con excusas es mandar el mensaje equivocado


Tu transparencia te hará una especie de selección natural de personas con las que no necesites inventarte los motivos. 

Así que ya sabes, si te sientes identificada con cualquier escenario que no sea el "perfecto", revisa qué se mueve en tu interior. 

Y ojo, tan importante es mandar el mensaje apropiado como saber recibirlo. :)

Y tú, ¿Buscas normalmente la excusa que te salve de la situación? ¿te enfadas cuando alguien rechaza una proposición tuya? 




Suscríbete y recibe GRATIS los artículos en tu bandeja de entrada :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario