¿Has pensado meditar en el baño? O cómo incorporar la atención plena a tu vida de forma fácil y sencilla




Si hace poco te hablaba del tiempo, esta semana quiero hacer hincapié en su fracción más pequeña, este instante.

Seguramente seas seguidora de la corriente de vive el momento, carpe diem, el poder del ahora y todo lo que rodea el concepto de que no hay más presente que el momento actual, pero del dicho al hecho hay un trecho. ¿Cómo lo practicas? ¿Consigues que tu cabeza esté en el mismo sitio y lugar que tu mente con frecuencia?.

Normalmente funcionas la mayor parte del tiempo en piloto automático, sin reparar en los detalles que acompañan tu día a día, y es que nos encanta divagar y lo que comúnmente se suele llamar “soñar despierto”.

La herramienta más potente para ayudarte a pasar de la teoría a la práctica, es la práctica de la atención plena, mindfulness o meditación, ponle el nombre que quieras. Ya ha dejado de ser algo místico y exclusivo de budistas o yoguis y es más, se han demostrado científicamente sus beneficios para tu cerebrito y tu vida. Su práctica regular está además asociada al aumento de la felicidad. ¡Todo ventajas!

La única desventaja es que si no la has incorporado nunca en tu rutina, es un nuevo hábito que tendrás que adquirir. Con la maternidad vas a necesitar una dosis triple de medicina natural para poder acallar a tu mente y controlar tus nervios, así que cuanto antes empieces, mejor.

Para ayudarte a conseguirlo, he contactado con la experta en la materia Mercè Giménez , terapeuta detrás del proyecto “Este instante” (www.esteinstante.es) , que proporciona recursos de meditación y mucho más. Yo me declaro fan y adicta a sus vídeos, que con mucha cercanía y naturalidad, te acercan a esta práctica tan necesaria. (Sigue leyendo y accede a la entrevista abajo). 

Puedes pensar que eso no va contigo si te imaginas que necesitas estar en medio de un bosque en posición de flor de loto y con velitas alrededor, pero es mucho más simple que eso, por ello lo que he querido que te aclare son estas cosas básicas:

•          Qué es la meditación y cómo puede ayudarte como madre
•          Cuánto tiempo necesitas para practicar y cuándo verás resultados
•          Cómo la puedes incorporar a tu ajetreada rutina
•          ¿Necesito ser muy espiritual para practicar la meditación?

Si de verdad te cuesta vivir en el presente y disfrutarlo porque tu cabeza va a mil por hora, por favor no dejes de escuchar esto y plantearte en serio cómo puedes introducir un poquito de esto en tu vida. Conseguir que tu mente acompañe a tu cuerpo en todo momento no es tarea fácil, pero merece la pena.

Todo esto además contribuye a facilitar la tarea que siempre te encomiendo, que es la de pararte, observarte y cambiar la perspectiva en aquellas cosas que te están afectando.

Aunque esta práctica es milenaria, ahora la necesitamos más que nunca ya que nuestros pensamientos se han convertido en nuestros peores enemigos y son los que nos hacen vivir en constante preocupación.

Por aportar algún dato, hay un estudio que se publicó en la revista “Plos One” y que obtuvo la siguiente conclusión: “ la meditación mejora la coordinación entre las neuronas y altera los circuitos cerebrales, lo que puede inducir a cambios permanentes y positivos, influyendo de manera positiva en la salud y el bienestar. Por lo que esta práctica puede ser de gran ayuda en aquellas enfermedades que producen alteración en la atención, depresión, ansiedad, conducta o estrés.”


Conseguir vivir en el presente es un gran reto hoy en día, pero lo necesitas si, por ejemplo, te identificas con alguna de estas afirmaciones:

•          Estás en el parque pensando en la cena, baño y acostar a los niños.
•          Estás deseando que pase el tiempo para hacer algo diferente a lo que estás haciendo ahora.
•          Estás reunida con amigos pensando en el trabajo.
•          Podrían pintar un árbol de azul en tu camino al trabajo diario, y ni te darías cuenta.
•          Te despistas con mucha facilidad.
•          Te cuesta concentrarte en terminar lo que empiezas.


Bueno pues te animo a que no te pierdas lo que Mercè tiene que compartir con nosotras y que disfrutes de la entrevista, para mi fue muy refrescante, divertida y didáctica, todo ello en un ambiente que podría denominar "de andar por casa".

Accede a la entrevista aquí (o pinchando en la imagen)



¿Cómo lo haces tú para intentar dejar a tu mente quietecita? Cuéntame en los comentarios. 

PD: Aquí os dejo el enlace al vídeo al que hacemos referencia de "meditar en un minuto". Ha dado la vuelta al mundo y esta es una versión con subtítulos en castellano. 




Apúntate a mi blog y recibe GRATIS los artículos en tu bandeja de entrada :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario