¿Dónde está tu límite? Consejos para identificarlo





Seguro que te ha ocurrido que más de una vez estás soportando una situación durante demasiado tiempo, pero no sabes por dónde escapar o cómo. No sabes qué hacer menos cabrearte, quejarte o llorar, que sabemos que no soluciona el problema, pero nos encanta.

Pues bien, hay una pregunta tan básica como fundamental, y aunque suene a discurso de Josef Ajram, tenla muy presente:

¿Dónde está tu límite?

Cuidado que ahora está de moda pensar sin límites y todas esas cosas, pero estamos hablando de otro tema en el que ¡se debe hacer todo lo contrario!

Y me explico, si por ejemplo estás harta de que tu jefe te pida echar horas sin ningún tipo de compensación pero vas tragando día a día, ¿hasta dónde vas a aguantar? ¿hasta coger una depresión, que te cueste la salud y darte de baja? Debes plantearte dónde está ese punto de: “por ahí no paso”, ya sea más de las 21h no me quedo, o más de 12 horas no trabajo o tengo claro que esa no es mi responsabilidad y se lo hago saber. Si nada de esto es factible para ti, sé consciente de que en ese caso no tienes límite porque así lo has decidido

Otro ejemplo sería si estás hasta el moño de que los suegros se presenten en tu casa sin avisar… ¿qué tiene que ocurrir para que digas algo? ¿Dónde está tu límite? Quizá lo hagan muy esporádicamente y te acabes acostumbrando y punto, o quizá tú dices: mira, si lo hacen más de dos veces a la semana entonces es momento de hablar con ellos.

¿Te das cuenta la diferencia? Es lo típico, si no sabes dónde está tu propia línea, cómo vas a saber cuándo alguien o algo la ha traspasado…

Yo tardé mucho tiempo hace años en salir de una relación muy tóxica porque no sabía qué tenía que pasar para que yo dijera basta, pero al final acabé poniéndome un límite y se me hizo mucho más fácil darme cuenta de que eso no iba a marchar, por mucho que me doliera el corazón.

Da igual a qué circunstancia de tu vida apliques esta regla tan simple, porque marcará un antes y un después en tu consciencia sobre lo que te ocurre y lo que es más importante, el poner medios para solucionarlo.

Esto funciona exactamente como los límites de velocidad en la carretera, que te indican cuándo tienes que frenar y cuándo puedes acelerar, y eso, te hace la tarea más fácil (aunque a veces toque las narices). Si por ejemplo te marcas un tope en tu peso, cuando lo superes sabrás que es hora de hacer algo. Si el peso es 55, 60 o 70, eso ya lo decides tú.

Poner límites es algo que hacen con nosotros desde que nacemos, pero que luego parece que nos cuesta aplicar a otros niveles en la vida. Sabemos decirle a nuestros hijos que no se salta en los sofás, que no se cruza sin mirar, que a las 21h como tarde en la cama (si me oyen los anglosajones, me crujen, que ellos los acuestan cuando el resto merendamos), o como estos, mil ejemplos…pero ¿sabes tú dónde está tu límite para que no te falten el respeto, para que te empieces a preocupar por algo o para que, al contrario, dejes de hacerlo?.

Es como muchas empresas, que a los que no pagan les mandan hasta 3 avisos antes de empezar la vía judicial, ese es su límite. Podría ser uno, 5 o infinito, pero es lo que se ha estimado oportuno antes de “pasar a palabras mayores”.

Es la diferencia entre que algo sea indefinido o definido.

Como siempre recuerda que cada persona es diferente y tiene unas circunstancias personales únicas. Siguiendo el ejemplo anterior, si alguien te debe dinero, tú decidirás tu límite dependiendo de varios factores: quién te lo deba, cuánto sea el importe, cuánto lo necesitas tú etc etc, pero si no te marcas un límite, entonces quizá nunca lo recuperes (que te de igual, esa es otra historia).
  • Si tienes un amigo que es un jeta, ¿qué tiene que hacer para que le pares los pies? 
  • Si eres un desastre con tus finanzas ¿qué tiene que ocurrir para que le pongas remedio?
  • Si estás pensando cambiar de trabajo ¿cuál es el salario mínimo por el que te compensaría?
  • Si sales de compras ¿cuánto dinero te puedes/quieres gastar?
  • Si tu pareja no ha cambiado ni un pañal y te molesta ¿cuántos vas a cambiar tú antes de decírselo o explotar?
  • Si tienes mil ofertas de proyectos ¿cuáles puedes llevar a cabo con tu tiempo y en tu situación?
  • Si te sientes mal ¿cuál es el momento de pedir ayuda?

Creo que con todo esto se entiende el concepto y se da una idea de las preguntas que te puedes hacer y sobretodo, contestar. :)

En la vida te van sucediendo cosas y debes ir marcando y más importante aun, conociendo, dónde están esos límites, qué te compensa y qué no, o acabarás más quemada que la pipa de un indio y el pato lo pagarás y los que tengas cerca. Ya me hubiera gustado a mí reflexionar más sobre esto en el pasado, pero ¡nunca es tarde!.

¿Preparada para marcar tus límites? Piensa en aquellas situaciones que te estén creando malestar y dale una vuelta a lo que has recapacitado por aquí.


¿Te ha ayudado el artículo? Por favor, deja tu opinión en los comentarios y me ayudarás a mí. :)





8 comentarios:

  1. Muy buen artículo. Para mi lo difícil es llevar a cabo ese límite. A veces me lo he puesto y no he sido capaz de ponerlo en práctica.
    Conclusión: esta vida o eres valiente o cobarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes. Quizá te viniese bien hacerte otra pregunta ¿qué te ha impedido ponerlo en práctica? Y lo más importante ¿Cómo te hace sentir eso? A veces, por X motivos, no nos compensa, pero ahí también la diferencia entre si te sientes resignada o satisfecha. Todos tenemos muchos miedos, pero solamente una vida. Seguro que has sido valiente en muchos otros aspectos asi que nada de castigarse. :) Un abrazo y no dejes que el tiempo pase y decida por ti.

      Eliminar
  2. Interesantisimo, sobre todo por que hay cosas o situaciones en las que ni te planteas que puedes estableces tus propios limites.Gracias por esta otra vision tan interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario Maye. :) Ahora como siempre digo, ponle nombre y apellidos a esas "cosas o situaciones" y será más fácil trabajar en ello. Un abrazooo

      Eliminar
  3. Te eche de menos la semana pasada pero la espera ha merecido la pena. Gracias de nuevo Silvia, ayudan mucho tus relexiones, sobre todo si poco a poco, una a una, vas poniéndolas en práctica. Se intenta y se intentará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Estaba achicharrando mis neuronitas bajo el sol. :) Como bien dices, poco a poco, esto es una de esas lecciones de vida que nunca se acaban de aplicar, pero merece la pena ir haciendo el camino...es la mejor forma de que te respeten y aun mejor, respetarte a ti misma. :)

      Eliminar
  4. Yo he aprendido esto hace poco. No es suficiente confiar en las personas y suponer que haran todo por tu bien pq te quieren. . Todo el mundo ve sus necesidades y no las tuyas. Generalmente a las mujeres se nos ha educado bajo unos valores, entre ellos, el sentido de responsabilidad y eso pesa mucho. Me ha quedado claro que lo primero y más importante es uno mismo, a partir de aquí, todo se puede hablar. FELICIDADES por el artículo. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno Rosa. Nunca, nunca, es tarde. Suponer que los demás harán algo por ti en efecto es darle la responsabilidad a ellos sobre tu propia vida, y empieza el debate interno entre la que otorgas a otro, que en realidad te pertenece a ti y la que te cargas de los demás, que en realidad no te pertenece (espero no haberlo liado más, jeje).

      En efecto, nos han exigido tanto que cómo no nos vamos a autoexigir nosotras si hemos crecido con eso!!. Pero para eso estamos, para empezar a ser conscientes, cambiar la perspectiva y poder vivir en paz con nosotras mismas y entonces, con el resto.

      Quédate siempre con que para marcar tus límites primero debes conocerlos, y como bien dices, para ello lo importante es uno mismo, mirar hacia dentro :) Un beso enorme y gracias.

      Eliminar