8 cosas que debes copiar de los peques



Hay que aprender de los niños, y es que cuando somos pequeños jugamos a ser mayores y cuando somos mayores deberíamos jugar a ser pequeños. Seguramente piensas que debes dar ejemplo, pero también tienes que seguirlo, porque hay mucho que los niños nos pueden enseñar, por lo tanto, observa, relájate y…


           1. Contágiate su energía y entusiasmo: igual a veces desearías que los niños que tienes alrededor no fueran tan incansables, activos y ruidosos. Lo puedes mirar sin embargo desde otro punto de vista y admirarles por vivir con esa energía que parece que a ti te hayan absorbido.


           2. Mira las cosas como si fuera la primera vez: te ayudará a observar la vida desde diferentes perspectivas. Cuando algo se haya convertido en demasiado rutinario y se te haga duro, prueba a mirarlo de otra forma. Si por ejemplo dar el pecho es algo que ya te empieza a enfadar, ¿qué se te ocurre hacer para poder aprovechar ese ratito? ¿Qué puedes sacar de ello? ¿Cómo lo podrías vivir como si fuera esa primera vez?

           3. Di lo que piensas y sientes: y usa tu madurez únicamente para moldear las formas en la que lo haces. Si tus pensamientos fueran transparentes, tu vida sería muy diferente ¿verdad?, y un caos posiblemente, pero de ahí a que el porcentaje de lo que te guardes sea considerablemente superior al que transmites, hay un paso, y ese paso es el que te aleja de quien eres.

           4. No tengas miedo, pregunta: ¿Orgullo? ¿Vergüenza? ¿Timidez? ¿Qué razón es la que te hace no preguntar aquello que necesitas o quieres saber? Cada vez tienes más medios a tu alcance para obtener respuestas de forma casi instantánea, pero a su vez tanta información te puede poner la cabeza como un bombo y dejarte con más dudas de las iniciales. Es una cosa que además con el tiempo y práctica te hará sentir más cómoda y con confianza, aunque pueda no parecerlo a primera vista. 

           5. Levanta el culo: En ningún momento un niño asume una caída como un fracaso, si no como parte del aprendizaje. Es muy tópico y típico recurrir a este ejemplo, pero ¿por qué cuesta tanto seguirlo? ¿por qué adquieres con el tiempo tanto miedo a equivocarte? Un fallo y te condenas para el resto de tu vida pensando que no es lo tuyo o que no vales para eso... Really? Seguramente conozcas más de un genio que no necesitó ni uno, ni dos, ni cien intentos para conseguir algo, sino muchos más. Pues eso, a aplicarse el cuento. Lo que sí que no funciona es intentarlo siempre de la misma manera, ya sabes.

           6. Disfruta: Vale que en el mundo adulto existen preocupaciones que en la cabeza de un niño no, pero ¿cuánta importancia les das? ¿Serías capaz de volver a disfrutar de acariciar un animal, escuchar una canción que te gusta o de aprender algo nuevo? (a gusto del consumidor). La respuesta es sí. Y debes  buscar tu fórmula, porque para eso (y gracias) somos todos tan diferentes. Yo disfruto recordándome una y otra vez el chiste más tonto del mundo o poniéndome mi canción favorita. También disfruto cambiándome el look de mi pelo cada dos por tres, mientras que hay gente que no se lo tocaría ni aunque le fuera la vida en ello.

           7. Vuelve a lo simple: ¿Por qué complicarte? Esto es algo que me repite mi pareja con frecuencia: ‘Lo complicado es ser simple’ (aunque vale, lo hace para justificarse un poco, jaja), pero en el fondo tiene razón. Para satisfacer las múltiples necesidades adquiridas a lo largo del tiempo, parece que hay que complicarse mucho la vida. ¿Cómo puedes invertir un poco la tendencia? ¿Cómo puedes simplificar tu vida? Seguro que has visto alguna vez que a un niño le regalan un juguete súper chulo y acaba jugando con la caja…pues eso.

           8. Regala sonrisas sin pedir nada a cambio: porque quieres, porque decides compartir tu alegría y porque cuanto más des, más recibirás.

Como habrás visto el artículo está lleno de preguntas, igual que con las que nos sorprenden los más pequeños sacándonos una sonrisa en muchas ocasiones. :) Pues venga, a contestarlas y a dar un pasito más hacia una vida mejor. 


¿Y tú? ¿Qué más cosas añadirías a la lista? ¿Cuál es en la que te gustaría centrar más tu atención? Escribe tu comentario abajo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario